La relevancia de las cejas para nuestra imagen

Pueden ser arqueadas, puntiagudas, delgadas, gruesas, pobladas, cortas o rectas… Sin importar su forma, la relevancia de las cejas para nuestra imagen es enorme. Las cejas son responsables de darle carácter a tu cara y, en muchos casos, pueden definir tu imagen.

La función fisiológica primaria de las cejas es proteger a los ojos, ya sea de la lluvia, de partículas de polvo o del sudor. Las cejas también poseen un valor social importante, ya que intervienen de forma muy activa en la expresión de emociones y en la comunicación no verbal, pues las cejas pueden señalar por sí mismas emociones que incluyen la alegría, la sorpresa y el enojo.

Sin embargo, es posible que el papel de las cejas en la actualidad sea más estético. En la Europa del siglo XVIII, las cejas ya eran consideradas un factor de belleza. Con el fin de lucirlas más bonitas y pobladas, se cree que las mujeres cortesanas y de clase alta se adherían piel de ratón en las cejas para exaltarlas aún más. Afortunadamente, ahora existen métodos mucho más sofisticados para implantar cejas de forma imperceptible, permanente y segura, como la técnica de microinjerto FUE.

Sin duda, las cejas son parte importante de nuestra personalidad e imagen, como lo demostró un estudio de 2003 publicado en la revista Perception, que las denominó incluso “firma facial”, pues concluyó que las cejas son parte esencial de nuestra identidad y clave para distinguir a una persona de la de otra. En esa investigación, se mostraron a los participantes 25 imágenes de celebridades sin cejas y 25 fotos de las mismas personalidades pero sin ojos. Los conclusión fue que las cejas son aún más importantes que los ojos para reconocer a las personas.

Imagen tomada de Javid Sadr et al, The role of eyebrows in face recognition, Perception, 2003, vol. 32, pp. 285-293.