6 alimentos que aceleran tu calvicie

Tiempo de Lectura: 4 minutos

El cabello, como cualquier otro órgano de nuestro cuerpo, necesita nutrientes para mantenerse sano. En otras entregas hemos hablado de los alimentos que favorecen la salud capilar. ¿Pero cuáles son los alimentos que debemos evitar porque dañan nuestro cabello e, incluso, aceleran la calvicie? Aquí te lo decimos.

La caída del cabello es inevitable: diariamente, perdemos entre 100 y 150 cabellos de forma natural. Sin embargo, existen algunos alimentos que, por sus altos contenidos en sales, minerales y azúcares, pueden incrementar la caída del pelo y acelerar la calvicie.

Sal y sodio

Un consumo exacerbado de sal conlleva una producción adicional de sodio. Esto es grave, pues el sodio es uno de los principales enemigos del cabello saludable y bello, pues le roba el brillo y causa su caída. Esto lo hace el sodio al desarrollarse y acumularse en torno a los folículos, lo cual afecta la circulación sanguínea hacia el cuero cabelludo evitando así que el cabello obtenga suficientes nutrientes.

Bebidas alcohólicas

Las bebidas alcohólicas perjudican en varios niveles la salud capilar. En principio, debido a que el alcohol causa deshidratación, un consumo excesivo puede dañar al cabello, pues cuando está deshidratado puede resecar a los folículos pilosos debilitándolos, lo que los hace más propensos a caerse. El alcohol también provoca picos de azúcar en la sangre, y éstos se han relacionado con la calvicie. Asimismo, el consumo de alcohol aumenta los niveles de estrógeno, particularmente en los hombres, lo que puede propiciar problemas con el crecimiento y la caída del pelo.

Pescado con mucho mercurio

El exceso de mercurio, contenido sobre todo en algunos pescados, puede causar que el cabello se debilite y, eventualmente, aumentar su caída. El mercurio también afecta al sistema nervioso central y a los riñones. Algunos de los peces que contienen niveles altos de mercurio son el tiburón, el blanquillo, la trucha de lago, el atún, el mero (pez espada), marlin y la caballa o macarela.

Azúcar en exceso

Es bien conocido por todos que el azúcar en exceso y los refrescos son muy malos para la salud en general. Por ello, quizás, no nos sorprende que sean tan malos para el cabello también. Los refrescos y los postres están preparados con cantidades muy elevadas de azúcares, lo que afecta a todo nuestro organismo, incluyendo el cuero capilar. Así, un consumo regular de estos productos puede causar que nuestro cabello se haga opaco, sin brillo, y que sea mucho más propenso a caerse.

Harinas refinadas

Las blancas harinas refinadas, al igual que los refrescos y el azúcar, son malos para nuestra salud en general y, con relación al cabello, pueden ocasionar que los folículos pilosos se dañen, lo que generará su caída. Dado que las harinas refinadas se descomponen rápidamente en azúcar, presentan los mismos riesgos para nuestras salud y el cabello que los refrescos y los postres. El pan blanco, las pastas y la masa de pizza, entre otros, desencadenan una respuesta similar en el cuerpo que el azúcar y pueden provocar el adelgazamiento del cabello.

Cafeína

Los defensores y detractores del café han argumentado beneficios y perjuicios de la cafeína para el pelo. Sin embargo, más allá de filias y fobias, es verdad que los efectos de la cafeína para nuestro cabello son mixtos, ya que, por un lado, los antioxidantes que contiene pueden propiciar el crecimiento celular (y, por ende, de los folículos), mientras que un consumo excesivo puede causar justamente lo contrario: debilitamiento de los folículos.